30 oct. 2009

El garaje de Luzbel Cabrera

En el post “La propiedad privada y el amor”, cuando hice un inventario de los inmuebles de mi pueblo, olvidé el garaje de Luzbel Cabrera. Su nieta Jany no solo me llamó la atención por el descuido, sino que hizo una minuciosa descripción del estado actual de las cosas en el Paradero de Camarones.

Cuando yo era niño, todavía se conservaba el viejo caserón de madera donde mi abuela Atlántida tuvo la mayor desilusión de su vida. Antes de ser una gasolinera, el garaje de Luzbel Cabrera fue un salón de baile y allí tocaron, entre muchos otros, Arcaño y sus Maravillas, Arsenio Rodríguez y Barbarito Diez.

Cada vez que Atlántida oía a Barbarito cantando en la emisora de Cruces, se lo imaginaba con la cara de Humphrey Bogart y la destreza de Erroll Flint. Por eso la noche que descubrió que era un negro tieso lloró de la rabia. Aunque muchos años después, cuando supo que se había muerto, lloró de tristeza, libre ya de prejuicios y rencores.

La ponchera de Chola estaba justo en el camerino donde antaño descansaban los artistas. Allí deben retumbar todavía las voces adanzonadas y los martillazos que Jany, la nieta de Luzbel, dice recordar. Ahora el garaje es el punto más próspero de mi pueblo, aunque la gente poco pueden comprar en él, porque todo se vende en una moneda a la que ellos no tienen acceso.

El garaje de Luzbel está remozado pero, al igual que muchas otras cosas a lo largo y ancho de la isla, su apariencia de alguna forma entraña una ruina.

4 comentarios:

Jany dijo...

GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
para cuando tengas tiempo porque se que eres alguien super ocupada de donde tomas esas fotos tan actuales y a la vez tan cargadas de nostalgia?

Sigfredo Ariel dijo...

Cami: Si no lo has hecho, vete a Efory Atocha y lee un tremendo artículo de Margarita García Alonso sobre Fayad. El lunes yo publiqué uno ahí mismo. Qué vacilón lo del garaje de Luzbel Cabrera. Recordé a Atlántida, tan simpática, que la dibujé en tu primer libro hace mil años, en medio de los raíles. Felices restos del viernes.

Jorge Ignacio Pérez dijo...

Hola,Camilo. Hace algún tiempo te escribí un mail para saludarte, por la alegría que me dio encontar tu blog y tus reflexiones tan certeras, al menos para mí. Hoy vuelvo a escribirte porque no recibí respuesta. Te recuerdo con agrado, aunque no fuimos tan cercanos, la visita guiada que me hiciste a tu pueblo como periodista de Bohemia que era yo, fue inolvidable. En fin, viejos tiempos, pero internet nos une a todos, que estamos, ya ves, diseminados por el mundo. Salud y fuerza. Un abrazo:

ZEIDY dijo...

HOLA CAMILO COMO ESTAS, SOY ZEIDY LA HERMANITA DE JANY, NIETA DE LUZBEL, LINDAS ESAS PALABRAS TUYAS, INCREIBLES COMO LLEGAN TAN PROFUNDO NO SE SI TE ACUERDAS PERO POR MEDIACION DE MI HERMANA TE ENVIE LAS FOTOS DE CUBA HACE UN TIEMPO, BUENO GRACIAS POR TODO, SALUDOS.