9 sept. 2009

Últimas imágenes de un miserable

Hace varias semanas, en el blog Cambios en Cuba, de M. H. Lagarde, fue publicado el post Yoani Sánchez: ¿Romance a la polonesa?, un reportaje gráfico donde el autor hace una verdadera exhibición de su calidad humana y de paso, se declara como vouyerista. En aquel momento tuve deseos de hacer lo que hago ahora, pero cuando regresé al blog el link había sido suprimido.

No niego que me intrigó aquel borrón y traté de imaginarme el motivo que tuvo Lagarde para hacerlo: ¿un súbito cargo de conciencia? ¿una transitoria crisis de pudor? ¿un regaño de sus superiores en Villa Marista por haber revelado las “pruebas” antes de tiempo?

Quién sabe cuál fue la verdadera razón por la que las imágenes fueron retirados hasta hoy, a las 7:02 a.m., en que volvieron a ser colgadas. Como no todos tenemos el mismo estómago, pongo el link y que cada quien decida si se aventura o no en ese marasmo de fisgoneos y bajezas.

Unos pocos comunicadores incondicionales al régimen mantienen dentro de Cuba bitácoras obsecuentes. Su docilidad es retribuida con un acceso libre a Internet, algo vedado para la inmensa mayoría de los cubanos. Pero aún cuando su visión de la Cuba actual es a veces irritante, ninguno de ellos juega un rol tan obsceno como M. H. Lagarde.

Para justificar su post, Lagarde dice que andaba por la calle G, “cámara en ristre”, cuando advirtió que Yoani Sánchez salía de la embajada de Polonia y decidió perseguirla (con lo cual se convierte en el primer chivarazzi del periodismo cubano). Con esa misma cámara Lagarde debería hacerse un autorretrato.

Ojalá que al verse cara a cara con su propia imagen, sufra la misma repugnancia y la misma indignación que padecen las víctimas de sus miserias.

12 comentarios:

Sergio López-Miro dijo...

Qué artículo más repugnante el de este Sr. Lagarde. Recuerda la gran película alemana, "La Vida de los Otros." Gracias por darlo a conocer. Ya le llegara su día a esos miserables que se dedican a espiar y a injuriar a sus coterraneos.

Verónica Cervera dijo...

La verdad es que soy de las que no tiene estomago para un tipo tan bajo.¡Me encantó lo de chivarazzi!

Ana Zilma Miranda dijo...

Genial, deben pagarte por acuñar el título de chivarazzi

Anónimo dijo...

El H.P. Lagarde es ruin y nauseabundo hasta el infinito.
Además es muy probable que las fotos no las haya hecho él, a menos que se haya convertido en uno de los "inquietos muchachos", como les llama Yoani, que se dedican al seguimiento y monitorización de sus actividades. Si uno se fija bien, las fotos son tomadas desde un mismo punto de observación usando zooms de distintos aumentos. Si él hubiera sido realmente el fotógrafo y no uno agazapado en su escondite de voyeur-espía, hubiera ido tomando fotos paralelas a Yoani a medida que ella se iba moviendo de manera que el rostro de Yoani pudiera ser más fácilmente identificable (a fin y al cabo él es sólo un fotógrafo callejero con su "cámara en ristre" ¿quien pudiera ver algo malo en ello?). No dudo que la chica de la foto sea Yoani, es más, estoy seguro que es ella... Pero eso sólo lo saben con certeza Lagarde, el fotógrafo y sus 'compañeros', porque la siguen día a día allá donde vaya. Parece que el H.P. Lagarde tiene asignado el trabajo de cobertura intelectual, no creo que sea destinado por sus superiores en Villa Marista al trabajo a pie de calle, el de los "inquietos muchachos".
La buena noticia ya la he dicho otras veces en mis comentarios en este y otros blogs: Este tipo de abyectos personajes como H.P. Lagarde son flor de un día. Simplemente no se puede fingir todo el tiempo. O pongamos por caso que él no finja y que realmente fuese creyente de la fe castrista, siempre habrá un superior poderoso que dude de él, a fin de cuentas el superior duda de su propia fe (no sé si me he hecho entender). Casos como el de este personajillo se cuentan por miles en Cuba y en los regímenes comunistas europeos.

Adriana Normand dijo...

Estoy pasmada, en verdad nada me sorprende y sin embargo el asco que producen personas como Lagarde es inevitable.

P. dijo...

Camilo, no te perdono el cultismo de voyeurista por mirahuecos, más cubano. Tuve el trabajo de leer lo que escribió ese infame. Observa que algún pie de foto desliza una alusión mierdera al motivo de su entrada, cuando se pregunta si ella está recordando algún momento agradable. ¡Coñó, que poco hombre!

Luis González Ruisánchez dijo...

Por los años 80, el periodismo cubano se engalanó de crónicas escritas con ingenio y altura. La curiosidad, el aliento literario y la destreza para armar con la realidad una historia novelada, convirtieron aquellas páginas de Juventud Rebelde o las sabatinas Presencia 4 y 5 de Granma, en lecturas obligadas para quienes disfrutaban del placer de un ejercicio diferenciado del matiz propagandístico de todo el periodismo en Cuba.
Nunca pensé que Manuel Henrique Lagarde terminaría como gacetillero de chismes de trastiendas.
Podría entender sus antagonismos y sus dependencias ideológicas, el oportunismo necesario y la sumisión por un pacto de sangre, pero la práctica desmedida del chisme de alcobas, los argumentos de barricada con un tono poco creíble y las disertaciones sacadas de la manga sin el más mínimo respeto a su propia dignidad, son pruebas irrefutables de que aquel promisorio cronista de ingenio terminó convertido en un denigrante comentarista policial.
El irreverente y barato post en su alevoso blog “Cambio en Cuba”, ilustrado con “sus propias” fotos, en el que especula sobre la visita de la bloguera Yoany Sánchez a la embajada de Polonia en La Habana, son muestras de una personalidad derrotada, temerosa y capaz del último horror posible porque la vergüenza es un atributo que ya ha sido vendido barato.
Cuando la inteligencia, la reflexión y el pensamiento visten la ideología de un opositor, el diálogo, la polémica y la tolerancia son las cartas del triunfo. Cuando ese oponente ha sido contratado como mercenario del asco humano y la bajeza, entonces humillar, humilla.
M.H. Lagarde da lástima.

Rodrigo dijo...

Es la decadencia de los talibanes. A falta de recursos mejores para acusar a los bloggeros de mercenarios del imperialismo, se rebajan a este tipo de showcitos baratos. Los hombres de verdad no caen en semejantes pajarerías, porque sería hasta comprensible que persiguiese a una mujer para acosarla y seducirla, y no tanto para caerle atrás como un pendejo de El Gordo y La Flaca, visualizando una historia de conspiración con polacos para derrocar a los Castro. Pronto lo veremos apostado delante de algún baño común del que salgan Claudia o Reinaldo, y masturbándose mentalmente mientras sueña con las palmaditas en la espalda del ministro del interior.

EL PROFESOR ESPINOSA dijo...

Camilo por favor no censures este comentario. Como sé que H. P. Lagarde va a revisar los comentarios de este post, quiero pedirle que le pregunte a Rosa Miriam Elizarde por un chama de Villa Clara que trabajaba en Juventud Rebelde. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj... La respuesta de la adivinanza es TECHO DE VIDRIO o TODOS LOS TOROS BRAVOS TIENEN TARROS. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj.....

Anónimo dijo...

Por dicha o por desgracia conozco bien el "aparato", este que tomo las fotos es lo que llaman en "Villa" un "Punto de chequeo", que hay muchos cambiando diariamente por horas o por dias para no ser descubiertos, todos pertenecen al departamento "K"2, y las fotos que le suministraron a Lagarde, que debe ser un "FH" como tambien denominan en "Villa", que ni cobran lo hacen por "amor al arte" o por "temor al arte" pues casi todos los "FH" son gente que los han descubierto en algo y asi los mantienen chantajeados. Asi que no me sorprende lo tuyo Lagarde que mas temprano que tarde sabre quien eres en verdad. Ah ya el punto lo deben haber desaparecido y a lo mejor lo unico que recibes Lagarde es un reconocimiento a tu historial de "FH". Lo publico tambien aqui pues se lo comente a nuestro "muchachito Lagarde" y lo mas seguro es que no lo "aprueben" como dice su pagina.

Anónimo dijo...

La Lagartija gris
Conozco de bien cerca al “Personaje”, tanto mal ha hecho por donde ha pasado que sus huellas son imborrables. El muy HP logró dentro de su mediocridad destacar aunque sea con este epíteto: Lagarde, el primer Chivarrazzi cubano; que le viene como anillo al dedo.

¿Qué se puede esperar de una Lagartija gris?, M H Lagarde no es más que un seudónimo. Lagarde esconde así el verdadero apellido de su padre HENRIQUEZ, para resaltar con el apellido de un tío materno, quien hizo hito en el periodismo cubano en época pasada.

Muchos periodistas añosos recuerdan cuando empezó sus primeras prácticas en Juventud Rebelde, siempre en a la sombra, arrastrándose, pero queriendo destacar al lado de Padura y Ángel Tomás, y otros que en aquellos años hicieron un superequipo de periodismo de primer nivel que hoy se recuerda con cariño.

La Lagartija nunca llegó…y lo poco que publicó no fue más que un “Frankestein”, (trabajos revisados y vueltos a revisar con “ideas de todo el mundo” porque no generaba ni un buen título, además con faltas de ortografía y una base de español pésima que todos comentaban en el diario). Debía aprender Español en vez de andar cazando y viviendo vida ajena- me dijo una correctora de JRebelde.

Me consta que detrás de lo que escribe en este Blog tiene que tener una periodista (pudiera ser una infeliz y desconocida con algún talento malsano), porque no es capaz de escribir dos párrafos sin errores gramaticales y ortográficos….es un desastre profesionalmente. La Lagartija gris tiene una conexión de Internet ilimitada hace años, desde que entró a trabajar en el portal http://www.cubasí.cu , con banda ancha para publicar todas las estupideces que habla y hace durante el día y la noche, pero además esa conectividad también la tiene en su casa, (como otros privilegiados), muchos de los cuales, y no duden que El también, la venden al mejor postor para subsistir, porque a pesar del “Buen salario que ganan en CUC y pesos cubanos” tampoco le alcanza ni para lo elemental, menos para comprar una cámara SONY.

Anda en carro con gasolina estatal, tiene celular con tiempo ilimitado que no paga tampoco…y debe robar también de alguna manera a su empresa.

Anónimo dijo...

http://lagartijagris.blogspot.com/