5 ago. 2009

El día en que por poco llega

A principio de los años noventa Bladimir Zamora me cedió la bicicleta china que le asignaron en la Editora Abril. Aquella Forever negra y pesada como el plomo se convirtió en el vehículo de mi familia y en el de no pocos amigos. Montado en ella aprendí a leer La Habana desde otro ángulo y a otra velocidad. Mientras pedaleaba, descubrí recovecos, atajos y lugares inimaginables en aquella ciudad que parecía darse por vencida y comenzaba a desplomarse.

Siempre procuraba hacer recorridos diferentes para no aburrirme, pero había tres trayectos que me gustaban en particular: ir a La Gaveta, en la Habana Vieja, por el Malecón; a la casa de mis tías en el parque de La Ceiba, en Puentes Grandes, y a casa de un amigo entrañable, el pintor Eduardo Lozano, en Lawton. Cualquiera de esas travesías se convertía en una expedición que siempre tenía a Van Morrison, B. B. King o Eric Clapton como música de fondo, gracias a una vieja walkman con baterías recargables.

Un tarde, cuando regresaba de una partida de dominó en La Gaveta, una multitud me cerró el paso en el parque Maceo. Salían del abultado vientre de Centro Habana y sólo gritaban dos cosas: “¡Libertad!” y “¡Abajo Fidel!”. Me detuve por un rato, pero pudo más en mí el deseo de contárselo a Zilma. En ese momento, un grupo reducido de policías no se atrevía a romper aquella ola enardecida.

Ya se sabe lo que pasó después. Zilma y yo tratamos de volver, pero a la altura del hotel Nacional un cordón policial nos lo impidió. Los camiones cargados con la obreros del Contingente Blas Roca me recordó la escena de la Crisis de Octubre en Memorias del subdesarrollo. Eso fue lo último que vivimos de aquel día en que por poco llega lo que Willy Chirino estaba anunciando.

Lo que ahora veo en Youtube no se parece a lo que vi entonces. No tenía idea de la verdadera dimensión de la protesta. Nunca me imaginé que llegáramos a estar tan cerca en esa tarde que ahora se ve tan lejos.

4 comentarios:

alinabrouwer dijo...

muy cerca camilo, estuvimos muy cerca...pero la geografia una vez mas nos gano la pelea a los cubanos, la condicion de isla sin mas fronteras que el mar, impiden los cambios...siempre cuando me preguntan por que el comunismo se cayo en europa y en cuba no, contesto que es la geografia, esos paises tiene fronteras unos con otros, y si en uno se caia el sistema, el otro tenia que abrir, o la gente se hubiese escapado por las fronteras...en fin...que tenemos un "chino" atras...que no nos los quita nadie..
un saludo.
a.b.

Escombros Hablaneros dijo...

Camilo optimo artículo

chiquitacubana dijo...

Es que Bladimir no sabia montar en bicicleta, creame.Gracias por tu cronica, Saludos

Rodrigo Kuang dijo...

Lo más simpático del asunto es como los aguerridos bloggeros oficialistas se han callado la boquita. Lagarde publicó el día 5 una entrada sobre los recortes en Radio y TV Martí, y ninguno de ellos se atrevería a decir que las imágenes de youtube, con los policías pateando gente, con sus pistolas en alto y los gritos de ¡Libertad, libertad! son una manipulación nuestra, un infundio de los "traidoes asalariados del imperialismo"... ¿Será que ya no es tan fácil tupir con aquello de que eran tres o cuatro antisociales tirando piedras y recibiendo la oportuna respuesta del pueblo revolucionario?