6 may. 2009

Los asaltantes del Hotel Hanabanilla

En las montañas del Escambray, justo en el punto donde hubo un célebre salto, ahora sólo queda un hotel con vistas a un lago artificial. Todos los que crecimos en Manicaragua, Cumanayagua y los pueblos que hay entre esos dos puntos, tenemos algún recuerdo imborrable del Hotel Hanabanilla. Yo, por ejemplo, aprendí allí dos cosas que, según mi padre, todo hombre debe saber: nadar y remar.
A principios de la década del ochenta se reiniciaron los viajes de turistas norteamericanos a Cuba y muchos de ellos preferían irse al lago Hanabanilla a pescar truchas. Ese hecho llamó la atención de tres jóvenes, más o menos de mi edad, que se sabían de memoria todas las canciones del Hit Parade y querían vivir una vida más libre: Orlando Domínguez de la Coba, Niurka Flores y Diego Lino.
Nadie sabe cómo se les ocurrió irrumpir en el Hotel y tomar a tres turistas como rehenes. Nunca se dijo de qué película aprendieron eso de poner condiciones. Pedían un vía de escape hacia Estados Unidos. Sólo eso. Pero una operación de las tropas especiales frustró su sueño y acabaron condenados a un número de años que para alguien que no ha cumplido los 20 parecen inalcanzables. Busqué sus nombres en Google y sólo Orlandito aparece.
Un reporte de Amnistía Internacional, fechado en 1991, dice que había sido golpeado en la cárcel y que estaba hospitalizado. Traté de hallarlos poniendo distintas combinaciones de palabras, pero no di con ellos. Tampoco se dice nada de aquel suceso. Al parecer nadie ha contado la historia de los asaltantes del hotel Hanabanilla. Orlandito se inyectó keroseno en las venas y perdió un brazo. Luego, ya en el exilio, murió en un absurdo accidente. De Niurka y Diego no he vuelto a saber. Orlandito, el hijo de Tubo de Escape (aquel señor de cuello y corbata que manejaba la guagua de Santa Clara), fue mi primer instructor de teatro, quien me explicó en qué consistía eso de la cuarta pared.
El Hotel Hanabanilla es un apacible lugar con vistas a un lago artificial. Cuando se le ve en las postales, parece un sitio donde nunca ha ocurrido nada. Pero en los años ochenta, mucho antes de que pasara todo lo que ha pasado, sucedió lo que acabo de contar.

P.S. A propósito de este post, Carlos Alberto Montaner me envió desde Madrid un email que reproduzco íntegro. Este es el verdadero final de la historia: Camilo, conocí a Orlando en Madrid. Efectivamente, había perdido un brazo en la cárcel. Para castigarlo, lo esposaron a los barrotes de la celda por el brazo que se salvó. En esa época, a principios de los noventa (si no recuerdo mal) componía canciones. Le pagué un video para que pudiera presentarse como compositor. No guardo copia. Murió accidentalmente. Me contaron que estaba en una fiesta, en un piso alto, y trató de sentarse en el muro. Como tenía poco control del equilibrio, se cayó y murió. Del entierro se ocuparon Gema Corredera y Pavel Urquiza, que por entonces estaban en Madrid. Todo fue muy triste. Un abrazo, CA.

13 comentarios:

Verónica la Vero de siempre dijo...

Conmovedor, Camilo. No sé cómo logras publicar algo que podría ser una novela en apenas unos párrafos. Ojalá algún día te animes a escribir esas cosas in extenso. Lo ameritan y con la gracias que tienes para describir las cosas con toda seguridad tendrás muchos lectores. Yo soy la primera. Fan número uno del guajirito de Camarones que en el fondo no es más que otro con el trauma de no haber sido habanero. jajajajajajajaja... Nos vemos en La Habana, chama, el ron va por mí.

Evidencias dijo...

No sabía de esa historia. Gracias por compartirla.
La otra Veronica (supongo) jajaja.

Norberto Clemente dijo...

saludos Camilo, tienes algo en mi blog.

Robert de La Moza dijo...

Fui testigo de ese incidente yo estudiaba en el pre Tony Santiago y era muy amigo de Tony uno que Camilo no menciona y que tambien estuvo involucrado en eso, aunque creo que no llego a estar en lo del hanabanilla. Fue una triste historia de tres jóvenes muy valiosos cuyas vidas se vieron tronchadas como las de muchos otyros en la dictadura cubana. gracias camilo por recordarlos. Paz a Orlandito que era uno de los tipos mas buena gente y ocurrente que he conocido. amen.

Carlos Alberto Montaner dijo...

Camilo, conocí a Orlando en Madrid. Efectivamente, había perdido un
brazo en la cárcel. Para castigarlo, lo esposaron a los barrotes de la
celda por el brazo que se salvó. En esa época, a principios de los
noventa (si no recuerdo mal) componía canciones. Le pagué un video
para que pudiera presentarse como compositor. No guardo copia. Murió
accidentalmente. Me contaron que estaba en una fiesta, en un piso
alto, y trató de sentarse en el muro. Como tenía poco control del
equilibrio, se cayó y murió. Del entierro se ocupó la cantante Gema
(Gema y Pavel), que por entonces estaba en Madrid. Todo fue muy
triste. un abrazo,

Freddy Ginebra dijo...

eres el mejor. desde Berlin suenas insuperable
van mis abrazos

A. Alonso dijo...

En Cuba pasaron muchas historias como esa que algún día tendrán que contarse. Ojalá que todos los que pueden contarlas lo hagan. Felicidades por EL FOGONERO VENEGAS que es una excelente publicación hecha con un gusto exquisito y escrita de una manera impecable. ¿Colabora alguien contigo? ¿Te ayudan en las gráficas o lo haces tú solo? Lo pregunto porque la selección de las imágenes es tan buena como la calidad de los textos, da la impresión de que es un equipo trabajando y no un fogonero solo.

Odette dijo...

Camilo, en "buen cubano" se diría: de pinga...

Ariosto M. dijo...

Camilo, Excelente aporte.
Y no adjunto nada mas por que todo lo que podria decir, Veronica lo ha dicho mejor que yo.

jose dijo...

Era yo de 12 o 13 años cuando esto sucedió. Mi padre fue interrogado por presunta complicidad. Ya te quento sobre los otros muchachos....

José Mantrana dijo...

Camilo, resulta que mi padre después de leer tu blog, me dice que conoció a tu papá, y además pescó con él allá en el Hanabanilla. Mi padre fue chofer de Manicaragua a Santa Clara por muchos años 70 a 86. Yo vine a los Estados Unidos con mi familia en el 86 y actualmente resido en New Jersey. Mi padre me cuenta que una vez casi se ahoga cruzando el lago durante una excursión con tu padre y otros amigos. Me dice que a tu papa le decían Camilo, pero su nombre era otro que no pudo recordar.
Bueno, tu post me a causado mucha alegría y algunos tristes recuerdos. Según mi padre Niurka puede que este en Miami y del otro muchacho no sabe nada.
Saludos.

Napo dijo...

Hola Camilo, siempre me retuerces el alma con tus escritos. Conozco del incidente pues nací y crecí en Cumanayagua. Recuerdo que en aquellos días había mucho movimiento extraño en el pueblo y todo el mundo estaba pendiente de la última noticia de radio bemba. Lo que mas recuerdo de esos días es que los helicopteros de Tropas Especiales pasaban casi a ras del techo de los edificios, y la gente comentaba que "ahí va Ramiro", refiriéndose a Ramiro Valdés. Lo mas curioso (o quizás lo menos curioso) es que la prensa nacional nunca dijo nada, y la internacional no se enteró.

williams dijo...

Camilo: El poeta Jorge Luis Mederos (veleta) formo una peña literaria en la prision de Santa Clara a la cual asistian todos los viernes diferentes escritores y musicos. La peña era organizada dentro por Orlandito quien encontro asi un medio de comunicacion con el exterior. A los reclusos que participaban se les celebraba el cumpleaños kake incluido y a los que ganaban los diferentes premios del taller recibian visitas de sus familiares. Asi pudo Orlandito visitar la Casa de Cultura de Santa clara en par de ocaciones y le dio la oportunidad de conocer a quien seria la pareja que lo acompañaria luego de su salida hacia España,Liset, y que era bibliotecaria en la Jose Marti de mi ciudad. Por su buen comportamiento a Orlandito lo llevaron para hacerle una protesis a la Habana, pero con tanto ingenio que logro al pasar cerca de la Embajada de España reducir al guardia al que iba esposado y encañonar al otro..se introdujo en la Embajada y despues de tres meses de intensa negociacion fue entregado y condenado de nuevo. Por las gestiones del presidente Español salio hacia Madrid. Alli se relaciono con los musicos cubanos de Habana Abierta, Gema y Pavel y el Trio Enserie entre otros. Lo de su caida es un confuso accidente tejido en un manto de misterio. De los presentes nadie dio una version coincidente y me consta que he compartido con mas de uno.
Toda la informacion que le cuento es porque participe junto a Veleta en la organizacion del taller.De Liset la esposa de Orlandito nunca mas se supo.
Solo me resta aclarar que la mediacion para su salida no la puedo definir si fue España o Francia la gestionadora.
Un abrazo Camilo .
Williams Calero.