21 may. 2009

Esa boca no es de ellos

Decidí esperar un poco para darles el beneficio de la mala conexión. Pero no, no ha llegado ni un email. Ninguno de los intelectuales y escritores cubanos que viven dentro de la Isla, y que saltaron enardecidos cuando reapareció el fantasma de Papito Serguera, ha dicho ni esta boca es mía. Todo indica que la golpiza sufrida por Ángel Santiesteban les parece mucho más común y tolerable que el rostro de un sensor en la televisión.

Recuerdo que por los días en que fue apresado Raúl Rivero, un amigo común me envió un email desde La Habana ofreciéndome un sinnúmero de razones por las que el autor de Papel de hombre no merecía la solidaridad de sus colegas. “Yo no voy a quemarme por ese singao”, decía. Dos líneas más abajo, me advertía que Abel Prieto estaba en “baja” y había que apoyarlo, porque “si lo quitan nos jodemos todos”.

Hasta donde recuerdo, Ángel Santiesteban y ese amigo mío eran también muy cercanos. A pesar de que Angelito es abstemio, brindaron con rones añejos y compartiendo noches de abrazos y clara complicidad. Sin embargo, todo parece indicar que Santiesteban tampoco amerita ni que él se queme, ni que el eufórico coro que saltó contra Papito le ofrezca al menos una frase solidaria.

Con toda seguridad ya tienen una lista de excusas por las que Ángel no merece su apoyo. Capaz que Abel esté en peligro de nuevo y teman el nombramiento de un nuevo ministro que los prive de las pocas prebendas que han conseguido en las dos últimas décadas. No, ninguno ha saltado. Esa boca no es de ellos.

7 comentarios:

Blanca Acosta dijo...

No le pidas peras al olmo. ninguno tiene dignidad, si no no serían lo que son.
Escríbele a Zumbado, va y te contesta.

Ana Zilma Miranda dijo...

¿y como se te olvida la celebre frase?: VALIO LA PENA...
Como dices entre tus amigos se sopesan mucho los beneficios y no las ideas

Anónimo dijo...

Tantos que presumen de la amistad de Angelito, tantos que dicen quererlo, que no dudan ni un instante en ir a su casa a pedirle cantidad de favores y que el siempre ve la manera de ayudarlos.

Que no firmen, alla ellos. Y mejor para Angel, asi se dara cuenta quien es quien. Aunque conociendolo, el justificara a sus amigos.


Laura, Mx

Alberto G. dijo...

¿De qué Norberto Codina estás hablando? ¿A qué Omar Valiño mencionas? Tantos años trabajando junto a ellos y no los acabaste de conocer. Omar Valiño es vicepresidente de la UNEAC. Ahora ocupa el puesto de Graziella Pogolotti, aunque está más ciego que su antecesora y es más oportunista que el más oportunista que pasara por la UNEAC. No por gusto le dieron el apartamento en Infanta y Manglar. Algún día rendirán sus cuentas, Camilo, algún día rendirán sus cuentas.

MarySantiesteban dijo...

El dolor es grande, pero se alivian con amigos como tu.

Gracias

Mary

Rodrigo Kuang dijo...

Me pregunto qué habría hecho si estuviera en Cuba. Participé de la guerra de emilios cuando lo de Papito, Quesada y Pavón, y en muchos otros bateos que se dieron, pero ahora me pregunto si mi comportamiento allá habría sido el mismo de acá. Quizás sí, quizás habría secundado cualquier comitiva de apoyo a Ángel, quizás no, quizás me habría replegado pensando en mi familia, o en mí mismo, en mi correíto cubarte con wikipedia y acceso a dos o tres más como El País, en mi trabajo, en mis padres y mis hijos.
No puedo halabarme o acusarme porque ya hace rato que no estoy allá y no sé hasta qué punto habría yo evolucionado o involucionado en mis arrestos políticos. Sé que es mucho menos arriesgado tener mi blog del lado de acá, y aún así todavía uso seudónimo, porque para nosotros los cubanos se hizo visceral el complejo de persecusión. Todavía a menudo nos sorprendemos hablando del gobierno en voz baja, sin necesidad.
Creo que los personajes tristemente célebres que aquí se mencionan son sólo una parte ínfima y corrupta de la intelectualidad cubana de la isla. Hay muchos otros que quizás tengan sus razones para no opinar públicamente sobre el ataque a Ángel, o que simplemente no se hayan enterado aún. Yo también prefiero darles el beneficio de la duda, o quizás, esperar mejores reacciones colectivas en el futuro.

Michel Perdomo dijo...

Antes era peor, nuestros padres fueron torturados psicológicamente de manera masiva y de forma personal cada vez que se enfrentaron de manera directa al régimen de Fidel Castro.
No se sabe, no sabemos nada ni los de dentro ni los de fuera de la mitad de los horrores de nuestro país. No es una dictadura ligth de izquierda, es una terrible forma de gobierno y lo sigo diciendo. TIENEN MIEDO, hay que hacerles TEMBLAR.