8 jul. 2008

Muebles impuestos

Los fabricantes de muebles dominicanos quieren imponer sus productos y le han pedido al Gobierno que aumente los gravámenes de los importados. Pero el hecho de que los consumidores prefieran una cama hecha en Brasil o un sillón ideado en Suecia no se debe a los precios, sino al diseño.
Si en lugar de buscar absurdas medidas proteccionistas, los fabricantes de muebles se preocuparan por mejorar sus procesos y sus resultados, tuvieran más éxito. A lo mejor con la mitad de la madera que ellos destinan actualmente para un juego de sala, se hacen cuatro con un diseño más simple y moderno.
Los tiempos han cambiado, ahora las tendencias se difunden con mayor celeridad y todos están al tanto de ellas. Nadie quiere ya sentarse en un armatoste que parece traído del reinando de Felipe VII si tiene la posibilidad de disfrutar de algo más funcional y contemporáneo. El problema no es de impuestos, sino de competitividad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Camilo,
Definitivamente te faltan musas o inspiración. Espero pronto retomes tu estilo y profundidad.